Buscar

alemardemi

Entra y juzga, eso hacemos todos.

Categoría

Sin categoría

10Junio

Todas las poesías que no se merece ningún poeta.
Todas.
Todas hablan de ti.

El desamor es esa cosa que nos mantiene en eje ante la caída de las flores.

Tu apellido en mi cintura
Que no se va
Que cuánto queda.

Frena.

Báilatelo sola.

La kinki que vendía amapolas

Photo01_XA

Todo me mal sal

Tanta culpa que no es mía,
tú la tuya
y yo la mía.

SILVIA PÉREZ CRUZ

Me he culpado por no amar del modo que me gustaría
Me culpé
Aún me culpo por las incoherencias que te brindo
Culpabilizo a la educación de este amor romántico metido en vena
Y esta culpa no es la mía.

Página 1

– ¿Recuerdas aquella explosión? La cara de esa muchacha fue algo parecido, decía estar haciendo lo que sentía, toda la plaza la puso por loca. Yo no la juzgué, no mucho. Loca parecía, sí, pero ya sabes que yo no soy mucho de juzgar.

Y ahora dime:
¿esto era lo que te daba miedo?

brainstorming

“El amor basado en el apego es pura adicción”

Sácame la serotonina que impulsa
este amor obsesivo,
me sobra.

Tengo un naufragio químico
donde ya no caben juegos de sirenas
ni mucho menos de marineros.

Invertir en uno antes que en el resto
Restar
cuando yo siempre fui de multiplicaciones.

Crear alianza en plena Mar,
aunque diluvie.

Toboganes y columpios

Crecer deja de ser divertido cuando pasas por un parque infantil por la acera de enfrente por ir fumando. 

A mí este caos me define

La Costa Brava

No tienes ni idea, ni puta idea de lo que es cenar con el mar. No cerca de. No al lado de. Te hablo de cenar con. De cenar con mar en el pelo,
de cenar con los ojos de ella que son el mar entero si cabe, el mar de otra época en la que si se creía en las sirenas, y de cenar con, con él, con ella.
El mar
La mar
Bañado por la luna mientras suena esa canción que es la primera vez que escuchas pero ya sabes que te gusta.
Hablo de cenar con y por. Y para. Si llorase sería salado. Si riera me saldría el sol por la boca.
Cenar con.
Contigo.

De quién hablaba

_20170407_120902Cuando revisas lo que escribes y te lees como a una extraña muy conocida,

Escribimos lo mismo 90 veces para ver si a la 91 hacemos algo con ello.

Lo mejor son las mentiras patológicas, la cantidad de veces que dije que dejaría de fumar y lo fascinante de un inicio.

WordPress.com.

Subir ↑