Fest. Symphonos 2017- PoetrySlamMadrid

34166573182_710a836ee2_o.jpg

Fotografía: Paula Díaz


 

Tengo la necesidad imperiosa de crear.
Tengo la necesidad de mil imperios en guerra
de crear.
Tengo la necesidad de coger en brazos a un recién nacido como una madre.
Tengo la necesidad majestuosa de rey frente al verdugo.
Tengo la necesidad de liberación de mujeres en un pueblo africano.
Tengo la necesidad de agua como un mendigo.
Tengo la necesidad de vida de un cadena perpetua.
Tengo la necesidad de tierra firme de 27 años en la Mar.
Tengo la necesidad de sombra en un desierto,
de sal en un pantano,
de bosque en un secarral,
de tocar la Luna con mis manos.
Tengo la necesidad imperiosa de crear.

Necesidad no es lo mismo que deseo.
Necesitar no es lo mismo que querer.
Necesidad es primera necesidad
que me es igual si es en el primer mundo
o en el tercero.

Tengo la necesidad de una caricia,
de un consuelo.

Tengo la necesidad infantil de andar descalzos,
la necesidad adulta de un hogar compartido,
la vejez como necesidad.

Tengo la necesidad de grito propio
de desnudo elegido
de llanto libre.

Tengo la necesidad de un te amo a un suicida.
Tengo la necesidad de escritura de un poeta.
Tengo la necesidad de arte que no reside ni duerme en museos.

Tengo el miedo del condenado a la horca y unas manos en mi cuello que podrían apretar al alba.
Tengo el miedo de los muertos sin tumba,
de quien los reza.

Ni tanto miedo, ni tanta necesidad.
Tengo ganas y estoy acojonada,
acojonada de crear.

Quién tuviera la necesidad de cambiar el mundo y el pavor de morir sin hacerlo.
Quién tuviera tu boca de primera necesidad.
Quién tuviera el crear de tan necesario y humano que prácticamente fuera cosido a nuestra piel.

Anuncios