– ¿Recuerdas aquella explosión? La cara de esa muchacha fue algo parecido, decía estar haciendo lo que sentía, toda la plaza la puso por loca. Yo no la juzgué, no mucho. Loca parecía, sí, pero ya sabes que yo no soy mucho de juzgar.

Y ahora dime:
¿esto era lo que te daba miedo?

Anuncios